17
Mié, Abr
286 New Articles

Don Eugenio: Liderazgo Humanista Presente

Opinión
Typography

Por Federico Garza Santos / Presidente del Centro Eugenio Garza Sada

Editorial publicada originalmente en MILENIO (https://www.milenio.com/opinion/federico-garza-santos/columna-federico-garza-santos/don-eugenio-liderazgo-humanista-presente)

Monterrey, México.- Medio siglo ha pasado desde el crimen que le quitó la vida a don Eugenio. Desde el momento de aquella irreparable injusticia comenzó a construirse algo mucho más grande: la trascendencia de su liderazgo humanista.

Nos identificamos con don Eugenio porque su vida y obra tienen enraizados principios y valores que hemos abrazado los regiomontanos: libertad, emprendimiento, trabajo, integridad, respeto, ahorro y educación.

Y uno muy particular: la modestia. En el modo de ser, en la forma de vivir, en el trato a los demás. Pero hay dos elementos muy poderosos detrás de la modestia.

El primero es la convicción de que los grandes proyectos empiezan de forma sencilla. Y el segundo, que probablemente define la esencia de su pensamiento, es la convicción de que ninguna persona está por encima o por debajo de nadie, sino que todos somos iguales en dignidad.

Por eso solía decir que “la dignidad humana está por encima de cualquier consideración económica”.

Es probable que a don Eugenio no le hubiera gustado que este momento estuviera en torno a su persona. Seguramente preferiría que pusiéramos nuestra energía en seguir los principios y valores en los que creía, y sobre todo que los pusiéramos en acción.

Por eso la antigua casa que compartió con doña Consuelo, sus hijos y nietos, hoy es La Casa de Liderazgo Humanista, un espacio museístico dedicado a la formación de nuevos liderazgos.

Por eso en el Centro Eugenio Garza Sada impulsamos la Iniciativa Capitalismo Social, que proyecta un modelo que genere desarrollo humano y el desarrollo económico a la par, inspirado en los grandes ejemplos de liderazgo humanista de empresas regiomontanas.

Por eso celebramos la trascendencia del Tec de Monterrey (“su noveno hijo”, le decían), que continúa generando impacto positivo en México y América Latina a través de la educación y la investigación.

Por eso decidimos llamarle a este 50 aniversario luctuoso Liderazgo Humanista Presente. Su legado de pensamiento y de acciones continúa inspirando a nuevas generaciones y sobre todo nos reta a ser mejores.

Mejores personas, mejores empresarios, mejores vecinos, mejores estudiantes y, sobre todo, mejores ciudadanos.

Se trata de ser líderes humanistas aquí y ahora. Por supuesto que las circunstancias son distintas que hace 50 o 100 años. Enfrentamos otra realidad y otros desafíos, pero es ahí donde debemos demostrar nuestro compromiso con una sociedad participativa.

Es ahí donde podemos demostrar que las empresas pueden ser una fuerza para el bien, generando impacto positivo a todos sus grupos de interés y siendo un instrumento de reinversión para el desarrollo de la sociedad.

Podemos demostrar que somos capaces de ser solidarios, tanto con los demás, como con el futuro del planeta, comprometiéndonos con el pensamiento a largo plazo por el bien común.

No hay mejor manera de honrar a don Eugenio que actuando con liderazgo humanista desde cualquier espacio donde nos toque estar.

“Lo que uno es y puede poseer, es una oportunidad de ofrecerlo a los demás, y una oportunidad de servicio”, es quizá la frase que mejor describe su liderazgo humanista.

Cada día, hoy y dentro de 100 años, es una oportunidad de ser líderes humanistas y de servir a los demás. Está en cada uno de nosotros aprovecharla.